Agua del grifo

Cinco trucos para que tu perro o gato beba más agua

El agua es el más esencial de los nutrientes para los seres vivos.

En condiciones normales, el porcentaje de agua presente en un perro o en un gato puede alcanzar el 70% de su peso. Y, mientras que un animal puede sobrevivir aún perdiendo toda su grasa corporal, una pérdida del 10% de agua puede provocar graves daños, incluida la muerte.

Es en el agua donde tienen lugar la gran mayoría de las reacciones metabólicas que nos permiten vivir. Y aunque esta es la más importante de sus funciones, es también un elemento imprescindible en el funcionamiento de otros mecanismos como la termorregulación; por lo cual, en verano cobra un especial protagonismo.

Los seres vivos pierden agua todos los días a través de la orina, las heces, el sudor y la respiración. En general, los animales sanos son capaces de compensar la pérdida de líquidos mediante la ingesta de bebidas y alimentos; por lo que es absolutamente imprescindible que dispongan de agua limpia y fresca las 24h del día.

En verano, cuando las necesidades hídricas aumentan, es recomendable además, estimular el interés de nuestros animales por las bebidas para que mantengan unos niveles de hidratación ideales. Especialmente en el caso de los gatos, porque en esta especie es frecuente la aparición de enfermedades del tracto urinario, favorecidas por el aumento de la concentración de la orina. Y por otro lado, esta especie puede ser extremadamente exigente a la hora de elegir qué comer y qué beber.

5 TRUCOS PARA QUE TU GATO O PERRO BEBA MÁS AGUA

Wet food Cubitos Fuente de gatos Agua lluvia

 

 

 

 

 

 

 

 

El bebedero

Existen bebederos de multitud de formas, tamaños y materiales en el mercado.  Cada animal es un mundo. Es posible que unos prefieran los cuencos de cerámica porque los de plástico cogen sabor. O quizás a tu perro le moleste el sonido del bebedero metálico… Dedica un tiempo a observarle y deja que elija él.

Es importante también su localización; que debe ser lejos del arenero en el caso de los gatos y en una zona no de paso.

Y a ser posible, que sea más de uno; si aumentamos el número de bebederos, aumentaremos la probabilidad de que le apetezca beber .

Agua corriente

Hay muchos gatos (también algún que otro perro) que no encuentran nada apetecible beber “el agua estancada” del cuenco, sobre todo si hay que compartirlo. Prueba a dejar correr la del grifo del lavabo o del bidé para que el tuyo beba directamente.

Las fuentes

Si quieres que tu perro/ gato tenga agua corriente disponible todo el día, existen en el mercado distintos modelos de fuentes, que disponen de un sistema que mantiene el agua en constante movimiento y la filtra eliminando residuos y oxigenándola.

El sabor

Cabe la posibilidad de que el agua que sale del grifo no sea de su gusto. Si tienes esa sospecha, prueba con agua filtrada o mineral.

Y si nosotros mismos le damos sabor, puede resultar más apetecible. Una idea es hacer cubitos de hielo con caldo de carne, pescado o frutas (¡sin aderezos!) y añadirlos al agua de bebida, lo que, además, la mantendrá fresca durante más tiempo.

Comida húmeda

La comida húmeda contiene hasta un 75% de agua, mientras que la seca apenas llega al 10%. Si les ofrecemos comida de lata, estaremos proporcionándoles una parte importante del volumen diario del líquido que necesitan.

No obstante, tendremos que retirarla si no la comen al momento, ya que de lo contrario, con las altas temperaturas podría echarse a perder.