Enriquecimiento Ambiental Felino

Enriquecimiento ambiental Felino

Los gatos domésticos son pequeños depredadores, independientes y territoriales. Tanto si salen al exterior como si viven dentro de casa, es imprescindible cubrir sus necesidades básicas (alimentación, marcaje, caza y exploración). El objetivo del enriquecimiento ambiental es intentar conseguir que el gato cubra estas necesidades de la forma más natural posible.

Evitaremos de esta manera comportamientos no deseables para nosotros como la caza de nuestras manos o pies y el marcaje de los muebles. Pero principalmente, disminuiremos la posibilidad de que aparezcan trastornos tales como obesidad, cistitis o ciertos tipos de dermatitis

Es fundamental la creación de tres territorios:

Zona de aseo

El número de areneros siempre debe ser el mismo número de gatos que viven en la casa más uno. Y deben ubicarse en lugares tranquilos, donde el gato tenga acceso las 24 horas del día.

Suelen preferir areneros descubiertos, lo suficientemente grandes para que puedan darse la vuelta dentro. Las deposiciones deben limpiarse a diario. Una vez por semana se debe cambiar toda la arena y limpiar el arenero con lejía o similar.

Zona de alimentación

Es imprescindible que esté separada de la de aseo.

Lo ideal es combinar alimentación seca (pienso) con húmeda (latas). Usaremos preferentemente comederos que no sean de plástico porque este retiene más los olores.

Una solución para favorecer el instinto de exploración, no obstante, consiste en repartir alimento por distintos lugares de la casa. Esto puede ser detrás de un marco, en una esquina, dentro de una caja…

Es importante fomentar el consumo de agua (los gatos tienden a beber poco y eso predispone a problemas urinarios). Para ello pueden usarse fuentes especiales y/o poner varios bebederos repartidos por distintos lugares de la casa.

Zona de descanso/juego

Los gatos suelen descansar en lugares altos.

Una buena forma de combinar zona de descanso y juego, es usar rascadores. Éstos cubren varias necesidades: descanso, juego y marcaje. El rascador ideal debe tener plataformas a distintas alturas, superficies verticales de rascado y ser estable.

También pueden usarse cuevas o camas, pero no a todos los gatos les gustan.

A la hora de jugar, tienden a cazar; por eso es fundamental que nunca lo hagamos con  nuestras manos o pies, ya que se acostumbrará a cazarlos, lo que puede suponer un problema en el futuro. Lo ideal es jugar con plumeros, lanzar pelotas o juguetes para gatos, utilizar punteros o proporcionarles juguetes que pueden rellenarse con golosinas o granos de pienso.

Es importante ir cambiando periódicamente los juguetes para que no se cansen de ellos. Muchos gatos juegan solos, pero es recomendable jugar con ellos una o dos veces al día, ya que, aunque son independientes, les gusta el contacto con su familia.

No debemos olvidar que todo lo explicado anteriormente tiene como principal objetivo el preservar el bienestar y la salud de nuestros gatos. En consecuencia, siendo cada uno de ellos un individuo con su propia personalidad y gustos particulares, es necesario dedicar tiempo a la observación para poder conocer sus preferencias y adaptarnos a ellas.