/*TAG MANAGER*/
91 360 85 60 info@vetclan.com


No hay mejor espectáculo que el de nuestros perros corriendo en la playa y saltando las olas del mar.

Y no cabe duda de que esta es un actividad divertida, saludable y absolutamente recomendable. Siempre y cuando no sobrepasemos ciertos límites…

Durante nuestras jornadas perrunas de playa, debemos tener especial cuidado con:

☀️  El exceso de sol y calor (quemaduras e insolaciones) ( https://www.vetclan.com/golpe-calor-evitarlo/ )
☀️  La ingestión de arena (problemas digestivos)
☀️  La ingestión de agua (intoxicación por sal)

Es especialmente importante que prestemos atención a este último punto, pues es quizás, el que menos tenemos en cuenta y del que menos sabemos.

Cuando un perro (al igual que un humano) traga agua salada, el cuerpo intenta recuperar el equilibrio salino mediante la transferencia de agua desde la sangre hasta el intestino; lo que provoca, por un lado, una diarrea, y por otro, cierto grado de deshidratación.

Si la ingestión es importante, pueden aparecer entre otros síntomas, vómitos, cansancio, deshidratación severa, descoordinación, temblores, arritmias cardíacas y convulsiones.

Si nos encontramos con alguno de estos síntomas, es imprescindible acudir con urgencia al veterinario.

No obstante, para evitarlos, basta una vez más con seguir unos sencillos consejos:

🚩 Parar el juego cada 15 minutos para ofrecerle agua dulce y así evitar que intente calmar la sed bebiendo agua salada.
🚩 Evitar que pase demasiado rato nadando porque al cansarse, tragará agua inevitablemente.
🚩 Evitar lanzarle juguetes durante mucho tiempo, ya que al recogerlos, también ingerirá agua.

Y una vez tenido esto en cuenta, ¡A DISFRUTAR!

/*TAG MANAGER*/