91 360 85 60 info@vetclan.com

Las vacunas son una parte esencial de los cuidados que debemos proporcionar a nuestro cachorro en sus primeros meses de vida. Una correcta inmunización es fundamental para evitar ciertas enfermedades.

 

¿Por qué?

Anticuerpos

Cuando un perro nace , su sistema inmune no se ha desarrollado completamente y no es capaz de luchar contra las infecciones por sí mismo. Esta es la razón por la que es de suma importancia que, al menos los primeros días, el cachorro se alimente de la leche de su madre. Las madres lactantes producen al principio una leche rica en anticuerpos conocida como “calostro”.

La inmunidad que estos anticuerpos proporcionan es temporal  y su duración varía ligeramente entre distintos individuos

¿Cuándo?

En términos generales se puede decir que los anticuerpos maternales desaparecerán en algún momento entre las 8 y las 18 semanas de vida. Este es el motivo por el que las vacunas se administran en unos intervalos de tiempo estratégicos a lo largo de este periodo.

Por otro lado, el sistema inmune del cachorro es también a estas alturas cuando comienza a estar lo suficientemente maduro como para ser capaz de producir sus propios anticuerpos.

Por lo tanto, en líneas generales, comenzaremos con la vacunación a las 8 semanas aproximadamente. Y a continuación, revacunaremos cada 3 semanas hasta las 18 semanas.

En la primera visita al veterinario decidiremos qué protocolo se aplicará según la edad y el estado de salud del cachorro. Nunca se debe vacunar a un animal con signos de enfermedad por dos motivos:

  1. La respuesta inmune no podrá ser la deseada y por lo tanto la vacuna no será efectiva.
  2. La vacuna puede provocar el empeoramiento del paciente.

¿Por qué dos veces cada vacuna?

Si al administrar la primera dosis de una vacuna el cachorro conservase los anticuerpos maternales, estos eliminarían los agentes inoculados y la vacuna no produciría el efecto deseado. Por tanto, dado que es imposible saber cuándo desaparecerán estos anticuerpos, es necesario aplicar una segunda dosis para asegurar una correcta inmunización.

Por otro lado, el sistema inmune del cachorro puede no ser capaz de generar una inmunidad efectiva y duradera con una única dosis, por lo que nos aseguramos de que así sea con el refuerzo que supone la segunda dosis.

Tipos de vacunas

Jeringas

 

Puppy DP

Esta vacuna ayudará al cachorro a producir anticuerpos frente al moquillo y el parvovirus. Ambas son enfermedades muy graves y con una elevada mortalidad.

El parvovirus provoca principalmente síntomas digestivos (diarrea hemorrágica).

Por su parte, el moquillo provoca síntomas digestivos, respiratorios, oculares y neurológicos.

El único tratamiento de ambas infecciones es sintomático y consiste en proporcionar al paciente apoyo terapéutico para paliar la sintomatología mientras él mismo vence la enfermedad.

Rabia

Se trata de una vacuna obligatoria para los perros que viven en Madrid. Aunque actualmente se puede decir que la rabia está erradicada en España, la mayoría de las comunidades obliga a los propietarios a vacunar a los perros con el fin de evitar la aparición de nuevos casos, que pudieran llegar a afectar a humanos.

Polivalente

Polivalente es el término que se utiliza para referirnos a cualquier vacuna que proporciona inmunidad frente a más de una enfermedad: trivalente, tetravalente, pentavalente, heptavalente…

La heptavalente, por ejemplo, incluye: parvovirus, moquillo, leptospira (2 cepas), hepatitis (2 tipos) y parainfluenza.

La leptospira puede producir insuficiencia renal, insuficiencia hepática y alteraciones respiratorias. Se transmite a través de la orina de los roedores y se trata de una zoonosis (enfermedad transmisible a los humanos).

La hepatitis canina puede tener diversos orígenes; las vacunas protegen frente a la causada por distintos tipos de virus.

La Parainfluenza es uno de los agentes causantes de la Tos de las Perreras. Provoca, principalmente, un cuadro respiratorio con tos seca, decaimiento, fiebre…

Otras

Además de las anteriores existen otras vacunas como la de Leishmania (https://www.vetclan.com/podemos-prevenir-contagio-la-leishmaniosis/), Traqueobronquitis (https://www.vetclan.com/tos-de-las-perreras/)… que no siempre están incluidas en los protocolos básicos, pero que son muy recomendables en los correspondientes grupos de riesgo.