91 360 85 60 info@vetclan.com

Las lentes terapéuticas son lentes de contacto, similares a las lentillas empleadas para corregir déficits visuales, normalmente en humanos.

Las usadas en veterinaria no suelen llevar corrección en la graduación y pueden permanecer en el ojo durante varias semanas. Los cuidados que requieren son mínimos; limitándose a evitar los lavados con sueros y el uso de pomadas. Será también necesario comprobar periódicamente que la lente sigue en su sitio.

 

¿Cuándo se recomienda el uso de lentes en mascotas?

La principal aplicación es el tratamiento de úlceras corneales, especialmente aquellas simples o de aparición espontánea. Su uso acorta el tiempo de cicatrización, reduciendo así también las posibles complicaciones.

Las úlceras corneales son una de los motivos de consulta más frecuentes en oftalmología veterinaria. Se trata de pequeñas heridas en la superficie del ojo, más o menos profundas y que provocan dolor y otras molestias. Pueden aparecer a consecuencia de traumatismos (arañazos, golpes…), infecciones, sequedad ocular y otras causas.

También puede ser interesante su uso en pacientes con degeneración cálcica, una alteración metabólica que ocurre con frecuencia en pacientes geriátricos y que puede llegar a ser dolorosa si da lugar a ulceraciones.

La degeneración cálcica provoca la aparición de una banda de color blanco-grisáceo en el ojo. Se caracteriza por el acúmulo de depósitos de calcio en el epitelio de la córnea y las causas pueden ser múltiples.

 

Contraindicaciones

Las lentes terapéuticas están contraindicadas:

⛔️ En caso de secreción ocular mucosa

⛔️ En el caso de úlceras complicadas (profundas o infectadas).

⛔️ Con la aplicación simultánea de algunos tratamientos. Como ya hemos comentado anteriormente, es conveniente, por ejemplo, evitar el uso de pomadas.

 

Colocación
Su colocación es muy sencilla, y puede hacerse con el paciente despierto si éste colabora. Será el veterinario quien coloque la lente, haga el seguimiento de la evolución y la retire llegado el momento.

Previamente a su colocación, se aplicarán unas gotas de colirio anestésico. A continuación, una vez este haya hecho efecto, aproximaremos la lente al ojo de nuestro paciente y la colocaremos. Por último, es necesario asegurarse de que no queden burbujas de aire entre la lente y la córnea, para evitar que la lentilla se caiga.

En aquellos perros que tienen los ojos muy abiertos o expuestos, a veces es necesario colocar un punto de sutura que los cierre ligeramente, para mantener la lente en su sitio.

 

Algunos casos, requieren que la lente se mantenga semanas o incluso meses, debiendo cambiarse de forma periódica.

Lentes veterinaria, marcas

Normalmente, en veterinaria se usan lentes de contacto específicas para perros y gatos. Entre otras cosas, porque presentan unas marcas para poder asegurarnos fácilmente de que siguen llevándolas.

No obstante, pueden emplearse también lentes de humana, aunque no sea lo ideal.

 

Actualmente, este y otros tratamientos permiten controlar la salud ocular de nuestras mascotas, incluso en casos muy complejos. Por ello, debes acudir al veterinario ante la aparición de los primeros síntomas.

 

Raquel Herrero Agost

Servicio de Oftalmología Vetclan Veterinarios